lun. May 20th, 2024


El heavy metal es un género musical que se caracteriza por su sonido potente, distorsionado y virtuoso, que se basa en el uso de la guitarra eléctrica como instrumento principal. Pero, ¿quién fue el responsable de crear este sonido tan distintivo y revolucionario? Muchos coinciden en señalar a Tony Iommi, el guitarrista y fundador de la legendaria banda Black Sabbath, como el padre del heavy metal. En este artículo, vamos a repasar la trayectoria y la influencia de este músico británico que cambió la historia del rock.

Los inicios de Tony Iommi


Anthony Frank Iommi nació el 19 de febrero de 1948 en Birmingham, Inglaterra, en el seno de una familia de origen italiano. Desde pequeño, mostró interés por la música y aprendió a tocar la armónica, el acordeón y la guitarra. Su primera influencia fue el blues rock de bandas como Cream, The Yardbirds y The Jeff Beck Group, así como el virtuosismo de Jimi Hendrix.

Sin embargo, su carrera musical estuvo a punto de truncarse cuando, a los 17 años, sufrió un accidente en una fábrica de metal, donde perdió las puntas de los dedos medio y anular de la mano derecha. Esto le obligó a adaptarse y a buscar soluciones creativas para seguir tocando la guitarra. Por ejemplo, se fabricó unas prótesis de plástico para sus dedos, bajó la afinación de las cuerdas para que fueran más blandas y desarrolló un estilo propio basado en los riffs y los acordes de potencia.

El nacimiento de Black Sabbath


En 1968, Tony Iommi formó parte de la banda Earth, junto con el cantante Ozzy Osbourne, el bajista Geezer Butler y el baterista Bill Ward. Sin embargo, al descubrir que había otro grupo con el mismo nombre, decidieron cambiarlo por Black Sabbath, inspirados por una película de terror del mismo título. Este cambio también supuso una transformación en su sonido, que se volvió más oscuro, pesado y siniestro, con letras que trataban temas como el ocultismo, la religión y la guerra.

En 1970, Black Sabbath publicó su primer álbum homónimo, que se considera el primer disco de heavy metal de la historia. El tema que abría el álbum, también llamado “Black Sabbath”, era una pieza de tres movimientos que combinaba elementos del blues, la música clásica y el cine de terror, con una atmósfera opresiva y una letra que hablaba de una figura demoníaca. El riff principal, basado en el intervalo de tritono, conocido como “el diablo en música”, se convirtió en un símbolo del género.

La consolidación y la influencia de Tony Iommi


Durante la década de los 70, Black Sabbath se consolidó como una de las bandas más importantes e influyentes del rock, con álbumes como Paranoid, Master of Reality, Vol. 4, Sabbath Bloody Sabbath y Sabotage. Tony Iommi fue el principal compositor y líder de la banda, y se encargó de crear algunos de los riffs más memorables y emblemáticos del heavy metal, como los de “Iron Man”, “Paranoid”, “War Pigs”, “Children of the Grave” o “Symptom of the Universe”.

Su estilo de tocar la guitarra fue una fuente de inspiración para muchos otros guitarristas que surgieron después, tanto dentro como fuera del heavy metal. Entre ellos, se pueden mencionar a Eddie Van Halen, Randy Rhoads, Kirk Hammett, James Hetfield, Slash, Zakk Wylde, Dimebag Darrell o Tom Morello. Además, su sonido y su actitud fueron determinantes para el desarrollo de subgéneros como el doom metal, el thrash metal, el death metal o el black metal.

El reconocimiento a Tony Iommi


A pesar de su enorme impacto en la música, Tony Iommi no recibió el reconocimiento que merecía por parte de la crítica hasta mucho tiempo después. Durante años, fue ignorado o menospreciado por los medios, que consideraban su música como ruidosa, vulgar o satánica. Sin embargo, con el paso del tiempo, su figura fue reivindicada y valorada como una de las más importantes e innovadoras de la historia del rock.

En 2000, Tony Iommi lanzó su primer álbum en solitario, titulado Iommi, en el que colaboraron varios artistas invitados, como Ozzy Osbourne, Brian May, Billy Idol, Dave Grohl o Serj Tankian. En 2006, fue incluido en el Rock and Roll Hall of Fame como miembro de Black Sabbath. En 2011, publicó su autobiografía, Iron Man: My Journey through Heaven and Hell with Black Sabbath. En 2013, recibió el premio Icon de la revista Kerrang! y el premio Riff Lord de la revista Metal Hammer. En 2015, fue nombrado doctor honoris causa por la Universidad de Coventry. En 2017, fue galardonado con la Orden de la Insignia de Honor por la reina Isabel II.

Conclusión


Tony Iommi es, sin duda, el padre del heavy metal, el creador de un sonido único y revolucionario que ha marcado a generaciones de músicos y de fans. Su historia es una lección de superación, de creatividad y de pasión por la música. Su legado es imborrable y su influencia es incalculable. Tony Iommi es, en definitiva, una leyenda viva del rock.

By Marco Antonio de Jesús Escobedo Palma

Dir. de SEO de Heavy Mextal/ Periodista con más de 10 años de experiencia, experto en metal y especialista SEO ./ Contacto: [email protected]/ Facebook:https://www.facebook.com/marco.escobedo.52206

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *