mar. May 21st, 2024

La banda de metal ortodoxo, Batushka, liderada por Krzysztof Drabikowski, se enfrenta a la censura y la cancelación de un concierto en Belgrado, Serbia. Este acontecimiento aviva un conflicto entre la expresión artística y la intolerancia religiosa.

La cancelación del concierto, programado originalmente para el 23 de noviembre, se produjo después de que la Iglesia Ortodoxa Serbia expresara su descontento por el uso de atributos de culto ortodoxo por parte de la banda durante sus actuaciones. Acusaciones de alterar oraciones y textos cristianos de manera irrespetuosa se convirtieron en el catalizador de protestas y amenazas, desencadenando una serie de eventos que llevaron a la cancelación del espectáculo.

Asgaardian Events, el promotor del concierto, emitió una declaración reveladora sobre la cancelación. El comunicado destaca la presión de representantes extremistas de la Iglesia Ortodoxa Serbia, quienes instigaron protestas y amenazas. Además, se señala un ataque al promotor local y su equipo, subrayando la intensidad de la reacción por parte de aquellos que se sienten ofendidos por la música de Batushka.

El comunicado también revela un proceso legal iniciado por la Iglesia Ortodoxa Serbia, acusando a la banda y al promotor local de herir sentimientos religiosos y nacionales. Este argumento, según Asgaardian Events, refleja una mentalidad anacrónica que busca imponer restricciones en la expresión artística en pleno siglo XXI.

Asgaardian Events expuso sus intentos de encontrar soluciones para proteger tanto la producción como a los fanáticos del potencial peligro. Sin embargo, las autoridades y las compañías de seguridad privada se negaron a colaborar, respaldando aparentemente la decisión de la Iglesia Ortodoxa. Esta falta de apoyo realza las dificultades que enfrentan las bandas cuando la libertad creativa choca con las sensibilidades religiosas.

La censura a Batushka plantea preguntas fundamentales sobre la intersección entre la expresión artística y la religión. ¿Hasta qué punto deben los artistas censurarse para evitar ofender creencias religiosas? ¿Es la intolerancia religiosa un obstáculo insuperable para la diversidad cultural y la libertad creativa?

En conclusión, la cancelación del concierto de Batushka en Belgrado destaca la fragilidad de la coexistencia entre la música metal y las instituciones religiosas.

By Marco Antonio de Jesús Escobedo Palma

Dir. de SEO de Heavy Mextal/ Periodista con más de 10 años de experiencia, experto en metal y especialista SEO ./ Contacto: [email protected]/ Facebook:https://www.facebook.com/marco.escobedo.52206

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *